#TBT51: Esta vez si que se prendió

Domingo día 13, 14 horas. Cinco amigos de A’Centenariazo degustando unas patatas bravas y una oreja a la plancha en el Docamar. De repente alguien dice: ¿Vamos a Toledo? ¿Y por qué no? Este es el espíritu de A’Centenariazo.

Y allá vamos, a Toledo, a apoyar a los chavales del Fabril. Al final viajamos siete, porque por el camino se nos unieron dos peñistas más. Un poco a la aventura, sin entrada, a animar a los chavales del Fabril. Estos sí que se lo merecen todo.

La quedada dominguera empezó temprano. Acudimos a la llamada de un peñista y buen amigo, Jorge “Cobeño”. Nos pidió que acudiéramos a animar a su equipo, el Escuder San Pascual, que se jugaba un partido decisivo en la lucha por el ascenso a la Segunda Regional madrileña. A las once de la mañana estábamos en el polideportivo de la Concepción, viendo fútbol aficionado, el de siempre, el que de verdad nos gusta.

En Toledo nos trataron de maravilla. Para calentar motores localizamos una taberna popular, la Taberna del Pintor, cerca del mítico Salto del Caballo, en donde degustamos unos bocatas “deluxe”. Ese bocata de huevos fritos con asadillo y patatas fritas es una delicia.

Y una vez “llenado el buche” nos dirigimos al campo, a ver si conseguíamos entradas para ir al partido. No contábamos con la amabilidad de la gente de Toledo, que nos ofrecía entradas hasta cuando ya no nos hacía falta. Y gracias también al jugador del Fabril Óscar “Pinchi”, que se ofreció a conseguirnos cuatro entradas pagadas de su bolsillo. Un gran detalle del chaval; y aquí quiero hacer un llamamiento a Carmelo del Pozo y a la directiva: ¡!por favor, haced un esfuerzo para que este pedazo de futbolista no se nos vaya!! Y de paso le hacéis un favor a él, que no pinta nada jugando en el Castilla. Lo único que va a conseguir es perderse como jugador, porque en el Madrid no va a jugar.

El partido dio poco de sí, el Fabril hizo muy poco en ataque y el Toledo fue un “quiero y no puedo”. Si esto fuera un combate de boxeo, a los puntos ganaría el equipo local. Pero se encontraron con el partidazo de nuestro portero Francis Uzoho, que lo paró todo. Me recordó al último partido del Dépor con el Valencia en la temporada 2010-11, que supuso el descenso de nuestro equipo a Segunda, y que hicimos internacional al portero del Valencia César Sánchez.

Nos dio algo de pena que no llegara el gol del Toledo, porque con lo bien que se portó la gente ya queríamos que ganaran y se salvaran del descenso. De hecho, vimos muy claro que el remate de Luismi entró claramente, lo vimos nosotros y los aficionados del Toledo que teníamos cerca. Pero no nos importó que el árbitro y el linier no vieran que el balón había traspasado la línea de gol, aunque a la larga ese gol nos habría hecho campeones de grupo. Empatizamos totalmente con el sufrimiento de la afición local y con su decepción por el descenso. Esa decepción que muchas veces hemos padecido con el Dépor, sobre todo en los dos descensos anteriores producidos después del último partido de liga, y además en Riazor, contra Valencia y Real Sociedad.

Después del partido fuimos a saludar y a felicitar a los chavales por la extraordinaria temporada realizada. Nos sacamos fotos con casi todos. Son más grandes como personas que como jugadores, que ya es decir. Se les nota ilusión por un posible futuro en el primer equipo, pero a la vez cierta desconfianza, porque el club no se ha caracterizado precisamente por contar con la gente de la casa últimamente. En todos se ve una gran humildad y un amor a los colores blanquiazules que, sólo por eso, se merecerían tener una oportunidad en el primer equipo.

Y ahora en el sorteo nos ha tocado en suerte el Extremadura de Almendralejo, en la primera eliminatoria del playoff. ¿Se volverá a prender?. Quien sabe, sobre todo conociendo el ya legendario espíritu viajero de A Centenariazo…

FORZA FABRIL!!!