#TBT46: La cantera a examen

En tiempos difíciles económicamente, y aunque no debería de ser así, la necesidad obliga a “tirar” de la cantera. Hay que asumir que estamos en Segunda, matemáticas al margen, y considero que ahora es una gran oportunidad para apostar de verdad por la cantera, sobre todo viendo los buenos resultados del Fabril en Segunda B y que el salto entre el primer y el segundo equipo es ahora muy reducido.

Históricamente el Deportivo ha sido un equipo que ha confiado en la cantera. No hay más que ver las alineaciones de los años setenta y ochenta, plagadas de jugadores formados en las categorías inferiores del club. En la década de los setenta eran habituales en las alineaciones los Seoane, Richard, Luis, Cholo, Manolete, Rubiñán, Loureda, Pepe Vales, Beci o Rabadeira. Y a finales de los setenta y en los años 80 formaban en las alineaciones de forma habitual muchos canteranos: Paco Buyo, Jorge, Piña, Ballesta, José Luis, Pancho García, Jaime Agulló, Alfonso Castro, Traba, Vicente…

Con la llegada de Augusto César Lendoiro a la presidencia en 1988 empezó a cambiar la dinámica y cada vez fueron menos los canteranos que formaron parte de forma habitual en las alineaciones blanquiazules. Lendoiro apostó por la llegada de gente de fuera y a fe que no le salió mal, aunque esto supuso un freno a la cantera.

Así, en la temporada 1990-91, la del ascenso, sólo participaron de forma habitual tres canteranos: Antonio, José Ramón y Fran. Y en los primeros cinco años de la década sólo se añadió a la lista Mariano, que en realidad no era canterano, porque lo trajo Paco Melo del Plasencia para jugar en el Fabril. Se puede considerar casi testimonial la participación de Marcos Vales, el hijo de Pepe Vales, que en la temporada 92-93 jugó once partidos con el primer equipo. Las elevadas exigencias para jugar en un equipo como el Super Dépor hacía difícil que subieran canteranos de forma habitual y, para que engañarnos, Arsenio tampoco era muy amigo de arriesgar.

En el segundo quinquenio de los años noventa hubo un hecho que influyó en la llegada de canteranos al primer equipo. El filial reunió una serie de jugadores de enorme calidad técnica, que casi le llevan a la Segunda División. En la temporada 96-97 el Fabril se clasificó para la fase de ascenso a Segunda y llegó al último partido con opciones claras de ascenso, en un grupo potente, en el que estaban el Elche, el Córdoba y el Barakaldo. Al final les pudo la presión, perdimos con el Córdoba y el que ascendió fue el Elche. En este Fabril jugaban Dani Mallo, Aira, Viqueira, David, Deus o Maikel, que llegaron a jugar en el primer equipo en los años siguientes, pero luego desaparecerían de las alineaciones.

Y con el comienzo del nuevo siglo Lendoiro apostó por fichar a jugadores nacionales, antes que por la cantera, con la única excepción de Fran, ya asentado en el primer equipo desde la década anterior. Se ganó la liga y apareció el Euro Dépor, cinco años consecutivos jugando la Champions League, y la exigencia para jugar en el primer equipo se hizo máxima, hecho que impidió que apenas asomara algún jugador en las alineaciones.

Cuando se acabó el dinero de las televisiones y el Dépor dejó de entrar en Champions llegaron las vacas flacas. También abandonaron el club jugadores importantes, como Fran, Mauro Silva, Makaay, etc. y, aunque se siguió apostando mayoritariamente por la gente de fuera, aparecieron en las alineaciones algunos canteranos. Así Joaquín Caparrós, que entrenó al Dépor a partir de la temporada 2005-6, dio la oportunidad a canteranos como Iago Iglesias, Xisco, Iván Carril, Senel; algunos con más continuidad en las alineaciones que otros, caso de Iago y, sobre todo, Xisco (en realidad llegó al Fabril procedente del At. Baleares mallorquín, un caso parecido al de Mariano).

En el año 2007 llegó Miguel Angel Lotina y la situación económica del club empezaba a agravarse seriamente. Seguramente por eso Lendoiro trajo menos gente de fuera y con Lotina debutaron varios jugadores procedentes de la cantera: Fabricio (en realidad vino al Fabril del Vecindario grancanario, equipo que firmó un efímero acuerdo de colaboración con el Deportivo), Piscu, Laure (vino al Fabril del Real Madrid C), Lassad (llegó al filial del Chateauroux francés), Iván Pérez, Juan Domínguez, Raúl García, Rochela, Chapi, Añón, Seoane. Xisco formaba en las alineaciones como delantero centro de forma habitual (marcó nueve goles en liga en la temporada 2007/08) y jugadores como Laure, Juan Domínguez, Iván Pérez, Seoane o Lassad contaron en mayor o menor medida para Lotina en los años en que dirigió la nave blanquiazul.

Continuaremos con el análisis la semana que viene…