#TBT40: A’Centenariazo en Vitoria Gasteiz

El pasado sábado el Dépor jugó en Vitoria y, claro, allí no podía faltar A’Centenariazo. Fuimos una nutrida representación, en dos tandas, unos ya “se anticiparon” el viernes y otros esperamos al mismo sábado para dejarnos ver por Gasteiz.

Los que viajamos el sábado no fuimos directamente, antes hicimos una paradita en Elciego, en la Rioja alavesa, para visitar la bodega de la familia de una buena amiga, Judit; la familia Valdelana, que llevan haciendo buen vino de Rioja desde tiempo inmemorial. Aquello no es solo una bodega, es un paso por la historia de la comarca. Aparte de la bodega, que tiene algún recinto de hace miles de años, hay un pequeño museo arqueológico, con restos que hablan de las poblaciones que habitaron esta comarca en distintas épocas de la historia. La visita finalizó con una degustación de los ricos caldos que se generan en la bodega. ¡¡¡Vaya vinazos que probamos!!! Sorprendente ese blanco procedente de uvas Malvasía, de Canarias; esos tintos jóvenes, otros más viejos, con sabor a barrica… Fue una visita rápida pero inolvidable, que hay que repetir con más tiempo. ¡¡¡Muchas gracias Judit, a ti y a tu familia!!!

Ya en Vitoria nos reunimos con la avanzadilla del día anterior e iniciamos la previa en la calle Cuchillería, con un ambientazo fantástico, conviviendo las dos aficiones como si fueran una sola (los dos somos Deportivos, mal que le pese a alguno de más allá de Rande). Tengo que resaltar el masivo desplazamiento de deportivistas, dicen que estuvimos unos 500 aproximadamente, sobre todo por lo poco o nada que nos ofrecen los jugadores en el campo.

En Cuchillería corrieron los vinos, cerveza y pintxos “a tutiplen” y nos reencontramos con los habituales en los desplazamientos con el Dépor: Manu, el Presi de la peña Chaflán; el incombustible Basilio; el otro Manu, este de la Miau Miau; Milucho, de la Federación; etc. etc. Pero también nos juntamos con nuestros hermanos de la Sección Euskadi de nuestra peña, que esperamos inaugurar en la próxima visita a Bilbao.

En el estadio tengo que decir que, a diferencia de lo que ocurrió en Éibar, da gusto lo bien organizado que tenía la directiva del Alavés la entrada a la grada. Apenas había colas para entrar y la seguridad del Alavés se limitó a registrarnos, sin andar con las “pijadas” que nos hemos encontrado en otros campos, sobre todo en la zona de Levante. El campo de Mendizorrotza es muy coqueto, con el defecto de las columnas que dificultan la visión en determinadas zonas del campo, pero es un campo que recuerda al fútbol de antes, al viejo San Mamés o a Atocha. Allí no podían faltar mis hermanos de la Peña Anduriña de Llodio, con Manu a la cabeza ¡¡¡Qué grandes son!!!

Del partido mejor no hablar, o hablar poco. Después de un primer tiempo bastante decente, en el que incluso pudimos adelantarnos en el marcador, en el segundo tiempo volvimos a ver lo mismo de siempre: un equipo que se va del partido y que pasa a estar a merced del contrario, que sin hacer mucho se encuentra con un gol. Y a partir de ahí, la impotencia de unos jugadores, que se presume que tienen calidad, y que no lo demuestran. No llegamos a tirar ni una sola vez a portería en 45 minutos.

Pero esta “gentuza” no nos iba a quitar las ganas de disfrutar y después del partido nos juntamos en una sagardotegi (sidrería) para degustar el menú de sidrería. Un menú rico, algo escaso para el hambre que teníamos, regado con sidra en abundancia, donde se volvió a demostrar que nuestra peña es, por encima de todo, un grupo de amigos que, con la excusa de ver a un equipo de fútbol, se juntan para disfrutar y para emborracharse, claro que sí… pero todo dentro de un orden.

Un fin de semana grande, que no nos pudo empañar el partido del Dépor, y que se repetirá muy pronto, seguro. ¡¡¡Qué somos A’Centenariazo y nos encanta viajar!!!

Gora Gazteiz!!! Viva A Centenariazo!!!