#TBT37: ¡Michael! ¡Te necesito!

La Orquesta Canaro son los 5 que están agachados en la foto y Moll es el segundo por la derecha.

¡¡¡MICHAEL, TE NECESITO!!!**

Esta semana se ha producido un hecho poco habitual en el futbol gallego: el Depor ha fichado a un jugador que jugó antes en el eterno rival. En realidad el futbolista danés Michael Krohn Dehli no procede directamente del Celta, ya que en los últimos años estuvo jugando en el Sevilla, pero hay gente en Vigo que no se lo ha tomado muy bien precisamente.

En cierto modo se puede entender este “mosqueo”, la rivalidad es muy fuerte entre los dos grandes clubes gallegos, pero el fútbol es un deporte profesional y los jugadores tratan de buscar las mejores opciones. Lo de sentir la camiseta cada vez es más raro, y al fin y al cabo Krohn Dehli no es un jugador que proceda de la cantera del Celta, ni siquiera es español. Imaginaos si el fichado fuera Iago Aspas, jejeje… bueno, es algo impensable.

A lo largo de la historia varios jugadores han vestido las dos camisetas, algunos nombres ni siquiera nos suenan: Carlos Torres, Zamorita, Padrón… Algunos nos suenan algo más, al menos a los más veteranos, caso de Pahiño, que ganó el pichichi en los años 1948 y 1953 y fue internacional; o Dagoberto Moll, jugador internacional uruguayo, que es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del Deportivo; integrante de la “Orquesta Canaro”* en 1950-51 y que llegó a coincidir con Luis Suárez en el Barça.

Pero me voy a centrar en jugadores de épocas más recientes. Y voy a empezar por un jugador que está en la historia del Deportivo, Vicente Celeiro. Jugador nacido en Vilalba (Lugo), formado en la cantera blanquiazul y que estuvo en el Depor durante casi toda la década de los ochenta, hasta que en el año 1989 fue fichado por el Celta. Extremo rápido y escurridizo, de fácil regate, al que a veces se le achacaba que era un poco piscinero, está en la historia del deportivismo por el gol ante el Rácing de Santander en el año 1988, que nos salvó del descenso a Segunda B y de la desaparición como club.

Coincidió con Vicente algunas temporadas, José Luis “el flaco” Gil llegó al Deportivo en 1985. Era un jugador casi desconocido, que procedía del filial del Barça, pero que en las seis temporadas que jugó en el Depor dio un gran rendimiento, ocupando distintos puestos en el centro del campo, llegando a jugar hasta de delantero, ante la escasez de jugadores y las largas convalecencias por lesiones en ese puesto. Recuerdo que en un partido en la temporada 1988-89 expulsaron al portero Jorge por agredir a un contrario y, como se habían realizado los tres cambios, Gil pasó a ocupar la portería. Y su primera acción era intentar detener un penalti, en la portería parecía que había tres postes… Curiosamente el jugador del Recreativo de Huelva falló el penalti, lo tiró al larguero, la intimidación del flaco dio su resultado…

Se marchó al Celta en el año 1991, después de lograr el ansiado ascenso a Primera, y siempre dejó una imagen de futbolista luchador, muy regular, jugador de equipo y gran persona.

Otro jugador que tuvo que hacer el viaje por la A-9 fue Mariano Hoyas de la Cruz, futbolista extremeño de Plasencia, que se trajo Paco Melo para jugar en el filial deportivista, y que el olvidable Marco Antonio Boronat subió al equipo el año 1991, el año del regreso a Primera División. Era un lateral derecho más bien tosco en su juego, él se definía como un “obrero del fútbol”, pero que lo dejaba todo en el campo. Incluso llegó a ser internacional Sub-21.

Otros casos más recientes de jugadores que estuvieron en las plantillas de los dos equipos, pero que jugaron poco en el Depor:

  • Gustavo Loureiro, jugador de la cantera del Celta que jugó muy poco en el Depor.
  • Goran Djorovic, central de gran rendimiento en el Celta, por el que se encaprichó Lendoiro, pero que vino lesionado al Deportivo y pasó casi inédito.
  • Antonio Núñez, canterano del Real Madrid, que pasó con más pena que gloria por el Spanish Liverpool y tuvo un rendimiento irregular en el Celta. Jugó la temporada 2013-14 en el Depor en Segunda División, con alguna aportación en forma de asistencias de gol, pero acusando ya su veteranía, 34 años. (Ojo, los mismos que Krohn Dehli).
  • Oriol Riera: Jugó poco en el Celta y algo más en el Deportivo, pero con un rendimiento bastante irregular, lo que le llevó a ser cedido el año pasado a Osasuna y baja definitiva este año, “emigrando” a tierras australianas.
  • Joselu Mato, canterano del Celta que llegó a jugar con el primer equipo y que se marchó a jugar en el filial del Real Madrid. Tras pasar por algún equipo europeo, recaló la pasada temporada en el Dépor, mostrando en ocasiones sus dotes goleadoras pero también su escaso compromiso con la afición y el club que le pagaba.

Lo más importante, esperemos y confiemos en que Michael Krohn Dehli dé un buen rendimiento en el Deportivo, sin que le condicione la edad y las dos lesiones graves que tuvo, y colabore en salvar la temporada, que ahora tiene que ser el único objetivo de nuestro club. Al final habrá que pedir responsabilidades a quien corresponde de esta temporada tan nefasta, pero ahora hay que remar todos en el mismo lado.

¡!! FORZA DEPOR!!!


* ORQUESTA CANARO: Se conocía así a la delantera del Deportivo de 1950-51, formada por Corcuera, Oswaldo, Franco, Dagoberto Moll y Tino. Cuatro futbolistas sudamericanos y un canterano, Tino.

El nombre viene de la Orquesta de Francisco Canaro, compositor de tangos y director de orquesta uruguayo nacionalizado argentino, cuya orquesta tenía mucho éxito a finales de los años 40. El fútbol que desarrollaba la delantera del Deportivo era un fútbol arrollador, con facilidad goleadora, alcanzando goleadas como un 10-1 al Lérida, 5-0 al Real Madrid, 4-1 al Celta, 4-0 al Athletic. Un fútbol arrollador como arrollador era el éxito de la Orquesta Canaro por el mundo entero.

** Así le decía el Coche Fantástico a Michael Knight, jejejeje