#TBT36: Único objetivo Levante… al menos esta semana

Los aficionados deportivistas estamos muy cabreados con los jugadores, la falta de actitud y de compromiso en el campo y en el vestuario ya “clama al cielo” y se ve reflejado en los resultados. Y la gota que rebosó el vaso fue la actitud de Emre Çolak ayer, faltando al respeto al entrenador. Hay quien puede considerar el hecho como menor, pero yo creo que la reacción del entrenador Cristóbal Parralo fue la adecuada, hay que cortar por lo sano y la gente que no esté comprometida que se baje del barco y se vaya.

Es imprescindible mejorar el ambiente en el vestuario y hay que centrarse en el partido del sábado, que debería de marcar un cambio en la dinámica negativa del equipo. Desde luego, estas actitudes de algunos jugadores no benefician en nada y desvían la atención a lo que verdaderamente importa, el partido del sábado. Considero que tendría que salir a la palestra el presidente Tino Fernández para enviar un mensaje al deportivismo y, sobre todo, a los jugadores; ya que no se les puede pedir que sientan los colores, por lo menos que saquen un poco de orgullo.

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo de Paco Liaño en La Voz de Galicia. “El sábado prefiero a once valientes con el entrenador y el equipo, que otros que puedan tener un extra de calidad, pero que no están dispuestos a entregar todo por el grupo”. Y en estos momentos me acuerdo de Laure y Alex Bergantiños, jugadores totalmente comprometidos con el deportivismo como ya lo demostraron en la temporada 2014-15, cuando Víctor Sánchez del Amo tuvo que tirar de ellos para salvar la nave que se iba a pique, en una situación todavía peor que la actual.

Espero que no vuelva a haber incidentes en los entrenamientos de la semana y que los jugadores se centren de una vez por todas en el próximo partido. Y aunque les entiendo, y que la mayoría de los jugadores no se lo merecen, espero y confío en que la afición estará con el equipo el sábado, para que entre todos consigamos los tres puntos. A ver si por fin cambiamos la dinámica negativa y el equipo empieza a parecerse a lo que creíamos antes de empezar la temporada.

Yo no soy nadie, pero desde aquí QUIERO HACER UN LLAMAMIENTO AL DEPORTIVISMO: jugadores, directiva, cuerpo técnico y aficionados, para que estemos unidos el sábado y colaboremos en la victoria frente al Levante, que no dudo que entre todos vamos a conseguir.

 

Y AHORA MÁS QUE NUNCA  ¡¡¡FORZA DEPOOOOOR!!!