#TBT26: El Fabril también existe

Pues precisamente ahora que el Fabril lleva dos partidos sin ganar es cuando más me apetece hablar de nuestro segundo equipo. Acabo de ver el partido de Pontevedra y una vez más me ha encantado el juego del Fabril, sólo la buena actuación del portero del Pontevedra, Edu, impidió una nueva victoria del filial. Ha cambiado de entrenador, pero conserva las señas de identidad de su juego: dominio del juego basado en la posesión del balón, buenas penetraciones por banda aprovechando los dos buenos extremos que tiene, normalmente Pinchi y Galán, y presión alta para tratar de recuperar el balón.

La temporada del Fabril está siendo magnífica: está en un grupo de Segunda B con muy buenos equipos, sobre todo los madrileños, incluidos los dos filiales de Real y Atlético de Madrid. Pero también equipos gallegos de solera, como el propio Pontevedra o el Rácing de Ferrol; así como el filial del Celta, que el año pasado jugó la fase de ascenso a Segunda A. O equipos históricos con aspiraciones, como la Ponferradina o el Toledo. Pues este equipo, que no nos olvidemos que sus aspiraciones no son otras que seguir un año más en la categoría y hacer jugadores para el primer equipo, sigue aguantando el tirón y continúa sin perder después de diez jornadas consecutivas, con siete triunfos consecutivos.

Y este buen hacer del filial va dando poco a poco sus frutos para el primer equipo. Primero fueron las sucesivas convocatorias de Edu Expósito con la primera plantilla, muy merecidas porque es el auténtico líder del Fabril (últimamente ya parece haberse consolidado en el primer equipo). Más tarde, ante los problemas en la portería del primer equipo, Pepe Mel decidió darle la oportunidad a Francis, un chaval de apenas 19 años, y que lo hizo francamente bien, sobre todo para la poca experiencia que tiene. Y finalmente la oportunidad la ha tenido su entrenador, Cristóbal Parralo, que es un novato en los banquillos de élite y que está tratando de inculcar la forma de jugar del Fabril en el primer equipo.

Ni siquiera las bajas afectan al juego del Fabril, ha llegado a tener hasta 7, entre lesionados y jugadores que iban con el primer equipo, pero la forma de jugar no se ha resentido para nada y ni siquiera el cambio de entrenador está afectando al sistema de juego, que aunque cambian los jugadores sigue siendo el mismo.

Varios peñistas de la peña deportivista A’ Centenariazo estuvimos viendo al Fabril en Navalcarnero hace dos semanas. Es un campo difícil de hierba artificial; y con el marcador en contra, producto de un discutido penalti, sin llegar a hacer un partidazo, supieron rehacerse y sacar una victoria en la última jugada. Después del partido estuvimos con alguno de los jugadores y pudimos ver el magnífico ambiente que hay en el equipo, ¡¡¡Por fuerza tienen que venir los resultados!!!. Además estaban acompañados por dos leyendas del deportivismo, como Javier Manjarín (ahora en el Deportivo como segundo entrenador) y Manuel Pablo García; qué mejor ejemplo para los chavales que dos campeones y dos deportivistas de pura cepa.

Este es mi pequeño homenaje al mal llamado segundo equipo, el Fabril, y desde esta tribuna desearles que sigan jugando como están jugando, que los resultados seguro que van a seguir viniendo.

¡¡¡FORZA FABRIL!!!